La tutela, la curatela y el defensor judicial

La tutela, la curatela y el defensor judicial son las tres instituciones de guarda y protección legal de las personas que existen en nuestro ordenamiento jurídico. Cumplen la función de amparar personal y económicamente a los menores que no están sujetos a la patria potestad de sus padres (porque, por ejemplo, han fallecido) y a los incapacitados.

La tutela se constituye sobre menores e incapacitados en los casos de incapacidad más grave, mientras que a la curatela, mucho menos frecuente, se sujetan los menores que ya están emancipados y no tienen padres, los pródigos (declarados incapaces para administrar sus bienes) y los afectados por una incapacidad leve, siendo necesaria la asistencia del curador para que puedan realizar determinados actos concretos.

La sentencia judicial de incapacidad determinará, en función del grado de entendimiento del menor o incapaz, el régimen de tutela o curatela al que debe quedar sujeto.

Por su parte, el defensor judicial interviene en aquellos casos en los que legalmente se presume que existe el riesgo de que las personas que ostentan la patria potestad, tutela o curatela, velen más por sus propios intereses que por los de aquellos a quienes protegen (por ejemplo, en los casos en los que existe un conflicto de intereses en el reparto de los bienes de una herencia).

En todo caso, resulta conveniente acudir a un abogado para obtener asesoramiento sobre las particularidades que presenta cada una de las instituciones de protección legal en función del caso concreto, antes de iniciar cualquier actuación al respecto.

La tutela

Se constituye judicialmente en los casos de menores no emancipados que no se encuentran bajo la patria potestad de sus padres (por ejemplo, porque han fallecido o han abandonado al menor), incapaces, personas sometidas a patria potestad prorrogada (incapaces mayores de edad), y menores en situación de desamparo.

La persona que es nombrada como tutor tiene la obligación de educar al menor o incapaz y garantizarle una formación integral, además de administrar sus bienes y representarle en todos sus actos.

Aunque los tutores actúan en nombre y representación del sometido al régimen de tutela, para realizar ciertos actos necesitan la autorización del juez, como por ejemplo para:

  • Solicitar el internamiento del tutelado en un instituto de salud mental o de educación especial.
  • Gravar o enajenar (transmitir, vender) sus bienes o empresas, objetos preciosos (joyas, objetos de arte), y valores mobiliarios.
  • Renunciar a derechos, aceptar acuerdos o someter a arbitraje cuestiones que afecten a los intereses del tutelado.
  • Intervenir en la partición de herencia o división de la cosa común.
  • Realizar gastos extraordinarios en los bienes del tutelado.
  • Interponer demandas salvo en los casos urgentes o de poco interés económico.
  • Solicitar préstamos.

La elección del tutor la realiza el juez entre las personas más cercanas como su cónyuge, los padres, las personas que hayan sido designadas por los padres en sus testamentos si éstos han fallecido, los descendientes, ascendientes o hermanos, o terceros; así, nombrará tutor a la persona que considera más capacitada, a su juicio, para el ejercicio del cargo.

No obstante, no podrán ser tutores:

  • Quienes hayan sido privados o suspendidos por resolución judicial del ejercicio de la patria potestad (total o parcialmente) o de los derechos de guardia y educación.
  • Los destituidos de un cargo tutelar anterior.
  • Los que estén cumpliendo una pena privativa de libertad.
  • Los condenados por cualquier delito que haga suponer que no van a desempeñar correctamente la tutela.
  • Los que no pueden materialmente desempeñar el cargo (por ejemplo, por cuestiones laborales o problemas económicos)
  • Las personas que tengan una enemistad manifiesta con el tutelado.
  • Las personas que tengan conflictos de intereses con el menor o incapaz.
  • Los quebrados y concursados no rehabilitados.
  • Las personas excluidas por los padres en sus disposiciones testamentarias.

Por su parte, la persona que haya sido nombrada como tutor puede rechazar el cargo por razones de edad, enfermedad, ocupaciones personales y profesionales, falta de relación con el menor o incapacaz y, evidentemente, por la carencia de medios económicos suficientes para atender al incapaz.

Esta renuncia al cargo debe hacerse en el plazo de 15 días desde el nombramiento si existe alguna de las causas anteriores o, posteriormente, cuando se manifieste algún motivo que imposibilite el ejercicio de la tutela.

El cargo de tutor también puede ser retribuido y en tal caso, su remuneración podrá oscilará entre el 4 y el 20 % del rendimiento de los bienes del menor.

Antes de comenzar el ejercicio de la tutela, el tutor está obligado a realizar un inventario de los bienes que integran el patrimonio del tutelado y, al extinguirse el régimen, debe rendir cuentas de las operaciones que se han realizado en su patrimonio.

Por su parte, la tutela se extingue cuando se produce alguna de las siguientes situaciones:

  • Cuando el menor alcanza la mayoría de edad.
  • Cuando adquiere el beneficio de la mayor edad.
  • Cuando el que era titular de la patria potestad, la recupera.
  • Por fallecimiento.

Si no desempeñan bien sus funciones, los tutores pueden ser destituidos por un juez de oficio (porque así lo considere conveniente) o a petición del Ministerio Fiscal o de cualquier otra persona interesada. En estos casos y mientras se designa a un nuevo tutor, se nombrará a un defensor judicial que protegerá los intereses del menor o del incapaz.

La curatela

Están sometidos a curatela los emancipados cuyos padres han muerto o están incapacitados, los que han obtenido el beneficio de la mayor edad y los pródigos esto es, los declarados incapaces para administrar sus bienes. Pueden ser declarados pródigos las personas que tienen adicciones como el juevo en el caso de los ludópatas.

la curatela tiene por objeto completar la capacidad de estas personas, por lo que será necesaria la intervención del curador en aquellos actos, generalmente de contenido económico, que los menores o pródigos no pueden realizar por sí mismos siempre según los límites de la sentencia que haya declarado la incapacidad.

Como en el caso de la tutela, es un cargo renunciable y puede ser retribuido.

El defensor judicial

Es nombrado en los casos en los que existe conflicto de intereses entre el sometido a tutela, curatela o incluso patria potestad y el que ejerce ésta, ostenta su representación o completa su capacidad. Pensemos por ejemplo en que el tutor y el sometido a tutela son ambos herederos.

También puede designarse un defensor judicial con carácter previo a que se proceda al nombramiento de un tutor o curador.

Esta figura de representación se rige por las mismas normas que se han ido indicando para los tutores y curadores.

Ayuda legal

En iAbogado disponemos de abogados con experiencia en incapacitaciones.

Puede recabar asesoramiento especializado de nuestra abogada especializada en Derecho de Familia, Esther García Vaquero a través del siguiente enlace:
Servicios de consulta legal
En el mismo sentido podemos encargarnos de la tramitación completa de una incapacitación judicial y el nombramiento de tutor, no tiene más que contratar este servicio de forma 100% online:

Temas relacionados

» El nombre y los apellidos
» El parentesco
» La patria potestad
» La emancipación
» Las declaraciones de ausencia y fallecimiento
» La celebración del matrimonio
» Las parejas de hecho
» La adopción
» Los alimentos entre parientes

Publicidad externa







Tarifa plana legal para pymes

Anúnciese aquí
consultas